HABITAME HOY




Entra a mis sueños
donde el aire se respira
de íntimo secreto
y donde se halla inquieto
el férvido deseo.

Extiende tus manos
por la llanura de mi espalda
mientras mis ojos duermen
y mis ansias te reclaman.

Incluye desnudo mi cuerpo
al tuyo en el más hondo
de los misterios
extendiendo
tu pasión.

Aproxima tus labios
a mi vientre y descansa
en el eje único
que adorna el centro
de mi fruto.

Piérdete en mis pechos
acariciando suavemente
el brote que de ellos surge,
cuando inspirados se levantan
por el fuego de tu tácto.

Inúndame bajo la leve luz
que nos alumbra
y trasvásame del ayuno
de tu cuerpo.

Habítame hoy,
que de mis sueños eres,
con el claror legítimo y castizo
de un ángel encarnado.