LA SOLTERONA





Quién sabe su nombre
si nadie la nombra.
Su mayor secreto
a nadie le importa.

Como rosa olvidada
que ya nadie corta,
o como un paraíso
al que nadie explora...

¿quién sabe porqué
se pasó las horas
hablando silencios
su vida en la alcoba?

Nadie sabe porqué,
ni conoce su historia.
Su pasado fue incendio
y cenizas prolonga.

Ella habla con la luna
que también es sola.
Bajo un cielo gris
cose, pinta y borda.

Sus manos la piel
del hombre no tocan
y al mirarse al espejo
sus ojos le lloran.

Solo fue humedecida
por el rocío que moja.
Solo fue acariciada
por el viento que roza.

Sagrado es su vientre,
tierra virgen proba.
Y rehúsa que le digan
que la llamen señora.

Nadie sabe porqué,
será gran incógnita...
porqué esa bella mujer
se quedó solterona.