Dame la mano







Dame la mano, tu amistad, y en la distancia un fuerte abrazo,
Aunque tangiblemente no estés yo te veré en el ocaso, para mí
Eres un recuerdo permanente, te llevaré en mi mente aunque sea
Como amiga únicamente.


Mi amiga hermosa, mi ángel de luz, se que lo que siento también
Lo sabes tú, bienaventurado yo que encontré tu amistad, aunque
Mi deseo era amarte sin piedad.


Solo queda resignarme a hacer ser tu amigo y esconderme en el
Silencio para olvidar algo divino, y otra vez el destino ha jugado
Conmigo.


Eres un ser especial y en mi vida has quedado plasmada, gracias
Por los deseos y las buenas bendiciones, aunque lo nuestro no
Puede ser nos llevamos en nuestros corazones.


Amiga imborrable eres una huella incurable, eres mi consuelo en
La distancia, fuiste la persona que quise con ansias.